Entrada destacada

MMS, Timo o verdad

MMS  TIMO O VERDAD
Jim Humble descubrió el Dióxido de Cloro de casualidad en 1996, como medida de urgencia para purificar el agua. Se encontraba buscando oro en la selva de la Guayana cuando él y sus compañeros contrajeron la malaria. Sorprendentemente se curaron y fue entonces cuando comenzó a investigar los procesos bioquímicos que habían tenido lugar. Un par de años después desarrolló la fórmula definitiva del MMS, que combinaba el Clorito Sódico diluido a un 28% en agua con un activador en forma de ácido débil (vinagre, limón o ácido cítrico) que potenciaba enormemente la generación del gas Dióxido de Cloro.
Al ser un remedio que no se puede patentar y de costo barato, las farmacéuticas no le han puesto fácil la expansión y divulgación de su hallazgo. Incluso en algunos países como África y Sudamérica han amenazado a las autoridades con retirar una campaña de vacunación o medicamentos básicos, si el MMS era utilizado. A pesar de esto, algunos científicos se han interesado por las pro…

Técnicas de conciencia muscular


Expandir el lenguaje corporal, experimentarlo y fluir, bien sea a través de la danza,el baile o     el movimiento consciente, libera la energía vital y te reconecta con el placer de vivir.

Con la música, los movimientos y la voz, puedes adentrarte en el conocimiento de quien eres, haciéndote sentir más seguro y poderoso, menos ansioso y más  positivo. 


Hay una memoria celular de tu vida, carácter y emociones en tus músculos. Liberar la conciencia muscular es liberar esas  cargas de forma sencilla y placentera. 

Entender el lenguaje corporal te ayuda a conocerte en profundidad y a mantenerte en el presente. Al escuchar lo que quiere decirte tu cuerpo evitarás posibles enfermedades y comprenderás cómo estas viviendo tus procesos de vida.

El trabajo es sencillo, grupal, de apoyo unos a otros y, sobre todo, divertido.

El arte de devolver a nuestro cuerpo su estructura vital a través del arte!

Aquí os dejo uno de los trabajos en el que colaboré junto a Casa Candela.





Comentarios