Helicobacter pylori y las úlceras pépticas.

La Helicobacter pylori es una bacteria que infecta el epitelio gástrico humano. Es la causante de muchas úlceras y algunos tipos de gastritis. En muchos casos, los sujetos infectados nunca llegan a desarrollar ningún tipo de síntoma, comenzando la infectación en la niñez pero no siendo hasta la edad adulta cuando comienzan dichos síntomas. Esta bacteria vive exclusivamente en el estómago humano, siendo el único organismo conocido que puede subsistir en un ambiente tan extremadamente ácido. Es una bacteria espiral  y puede «atornillarse» literalmente por sí misma para colonizar el epitelio estomacal
La bacteria es la causante de más de la mitad de las úlceras pépticas en todo el mundo (daña el revestimiento mucoso que protege el estómago y el duodeno). El daño al revestimiento mucoso permite que los potentes ácidos estomacales atraviesen el sensible revestimiento debajo del estómago y duodeno y genera una mala absorción de nutrientes.
Los científicos no están seguros de la manera en que se propaga H. pylori, pero creen que puede ser transmitido por medio de alimentos (no desinfectados adecuadamente) o agua contaminados. Otros estudios están investigando cómo se propaga la infección de una persona infectada a una persona no infectada. Los estudios sugieren que al entrar en contacto con la materia fecal o el vómito de una persona infectada, se puede propagar la infección H. pylori. También se ha encontrado H. pylori en la saliva de algunas personas infectadas, de modo que la bacteria también puede propagarse por contacto directo con la saliva de una persona infectada.

Los síntomas a tener en cuenta por Helicobacter pylori son:

Dolor sordo o quemante en el estómago o garganta
Náuseas, vómito, sensación de llenura o de eructar
Falta de apetito o pérdida de peso
Dolor por la noche o cuando tenemos  el estómago vacío
Va y viene por varios días o semanas

Cómo  combatir Helicobacter pylori

El tratamiento tradicional para erradicar el Helicobacter Pilori es a través de la combinación de 3 fármacos Claritromicina, 500mg, Amoxicilina 1gr y Omeprazol 20mg 1 comprimido de cada uno cada 12 horas durante 7 días, pero muchas veces es insuficiente y muy difícil de erradicar esta bacteria y aunque así fuera pueden persistir las molestias con o sin daño en la mucosa gástrica.

Sobre todo hay que evitar tomar aspirina por su componente ácido y porque puede aumentar las hemorragias.

Cuando el medio externo es muy ácido, la bacteria produce mucha urea y amonio, lo que la protege del ácido clorhídrico, pero eso aún daña más la mucosa gástrica, de ahí la importancia de alcalinizar el estómago.

Es muy eficaz el tomar regularmente 20 min. antes de las comidas principales, un licuado a base de patata cruda, apio y zanahoria. También agua con una poca de arcilla disuelta entre comidas para alcalinizar y absorber elementos tóxicos de la mucosa estomacal.

Los purés o cremas suaves son muy beneficiosos: purés de calabacín o calabaza, cebolla, puerros y patata.

Evitar el café, alcohol, bebidas gaseosas y alimentos que produzcan gases.

Aumentar el consumo de frutas contienen antioxidantes y nos aportan fibra que calma el dolor de la úlcera y puede reducir los síntomas de la gastritis. Son recomendables, frambuesas, peras y ciruelas, los arándanos y las manzanas. El arándano rojo también es efectivo porque impide que la bacteria se pegue a la mucosa digestiva.

Las verduras también nos aportan fibra y antioxidantes, se recomiendan las alcachofas, guisantes, brócoli, espinacas y patatas, ajo, apio y cebolla. Tomates (sin piel)

No se deben comer las verduras crudas ni los alimentos fríos por la noche.

Comer con moderación alimentos ricos en proteínas magras, como productos lácteos desnatados, carnes magras, pescado, judías y lentejas, descartar las carnes con grasa y los quesos curados. Así como los alimentos procesados o salsas elaboradas.

Eliminar el gluten, ya que puede inflamar el intestino.

Infusiones de hinojo, jengibre, regaliz (inmunoestimulante), tila y melisa reducen los dolores cólicos y los gases, aumentando la emisión de jugos gástricos.

Entre las que combaten la acidez y protegen la mucosa estomacal están: Llantén, Malvavisco, Manzanilla, Regaliz, Hipérico, Tamarindo, Menta, Jengibre.

Homeopatía recomendada

Antimonium crudum, Argentum nitricum, Nux vomica 4CH y Kali Bichromicum 4CH.

Homotoxicología

Gastricumeel (comprimidos), Mucosa compositum (ampollas).

Complementos nutricionales:

Sangre de Drago (fórmula comercial Dragosan): Imprescindible para cicatrizar las úlceras. Gran poder alcalinizante.

Cúrcuma: Beneficia la integridad gástrica, aumenta la mucina, constituyente principal de la mucosidad del estómago. Efecto carminativo, anti-espasmódico. Aumenta la producción de las enzimas pancreáticas y de gastrina y secretina.

Zinc (citrato): Protege y regenera los tejidos afectados.

L-Glutamina: Efecto regenerador sobre el tracto digestivo, sobre todo cuando existe un problema de hiperpermeabilidad intestinal, lo que conduce a alergias alimentarias y una constante liberación de histamina.

Antibióticos naturales


Echinacea, jengibre, tomillo, romero, menta, própolis.

Comentarios