Datos personales

domingo, 25 de noviembre de 2012

El ciclo de la energía

El concepto de energía está relacionado con la capacidad de generar movimiento o lograr la transformación de algo. En el universo todo está en estado de permanente movimiento y cambio. En nuestra vida y nuestro cuerpo también sucede lo mismo. Todo es energia, o lo que es lo mismo, todo es trabajo. Nuestras decisiones ponen en movimiento las directrices de nuestras vidas; nuestras celulas trabajan para metabolizar las diferentes enzimas, proteinas, etc.
Según los acupuntores chinos esta energía circula por el cuerpo por unos canales específicos llamados meridianos y siguiendo un ciclo diario llamado ley de mediodía-medianoche. La energía circula a través de todos los órganos durante las veinticuatro horas de un día, comletando un ciclo entero, en el cual, cada órgano sufre una actividad máxima durante dos horas y también un reposo máximo durante dos horas.
En la siguiente ilustración, se ve que cada órgano le corresponde un órgano opuesto y complementario. Por ejemplo, el estómago está en plenitud de energía entre las 7 y las 9 horas de la mañana. Su órgano opuesto es la sexualidad-circulación o pericardio, cuya hora de flujo de energía máxima está entre las 7 y las 9 de la noche.
Existen 12 meridianos o canales de energía principales a cada lado del cuerpo (24 entre los dos lados).



- 3h a 5h PULMONES: captan el Qi (energia vital) para poder empezar el dia.
- 5h a 7h INTESTINO GRUESO: responsable de la evolución y el cambio, arranca el día. Da fuerza a otros dos meridianos Vaso Concepción y Vaso Gobernador.
- 7 a 9h ESTÓMAGO: Transforma y produce energía para el cuerpo y el trabajo intelectual. El desayuno y lavarse la cara es importante (el comienzo del meridiano estómago se encuentra situado bajo los ojos).
- 9 a 11h BAZO PANCREAS: Se ocupa de funciones psíquicas y espirituales, también de las ideas y decisiones importantes. Simpatía. Es el mejor momento para planificar el día.
- 11 a 13h CORAZÓN: Centro de la emotividad y espiritualidad. La hora espiritual (misa del domingo) Comer poco a esta hora para no cansar el corazón.
- 13 a 15h INTESTINO DELGADO: Responsable de la ejecución de cambios y planes. Mueve líquidos. Momento ideal para trabajar físicamente.
- 15 a 17h VEJIGA: Se encarga de los líquidos. Ideal también para trabajos físicos.
- 17 a 19h RIÑONES: Responsable de nuestra capacidad de enfrentarnos a los problemas (valentía) Momento del dia en que se limpia la sangre cansada de todo el día. Momento emotivo y sentimental.
- 19 a 21h CIRCULACIÓN SEXUALIDAD (PERICARDIO): Controla las sensaciones de felicidad y alegría y las secreciones sexuales internas y externas. Es el momento de valorar el dia. Analizar los éxitos y los resultados, separar lo aprendido de las equivocaciones.
- 21 a 23h TRIPLE CALENTADOR: Regula la temperatura del cuerpo, la capacidad mental y el medio ambiente corporal adecuado. Es el momento de limpiar y ordenar, de eliminar y olvidar el estres del dia. El momento de relajarse con los amigos y olvidarse del estres de las cosas pendientes.
- 23 a 1h VESICULA BILIAR: Responsable del juicio elevado y de las decisiones. Regula la energía de los meridianos. Si se ha colado algún problema es el momento de tomar la decisión de desterrarlo hasta el dia siguiente.
- 1 a 3h HIGADO: Controla las posibilidades de estrategia. Centro de los deseos materiales y ansia de poder. Centro químico del cuerpo, hora de limpiar la sangre de todas las impurezas físicas y psíquicas.
Los pulmone recogen la energía del ambiente, que debe ser fresco y limpio. Los pulmones tienen su máxima actividad entre las 3 y las 5 horas de la mañana. Éste sería el mejor momento para hacer ejercicios de respiración y acumular energía para todo el día.
Después vendría el intestino grueso, entre las 5 y las 7 horas de la mañana. Representa la excreción de los desechos materiales fuera del cuerpo y, a nivel mental es responsable de la evolución y el cambio. De la capacidad de abandonar lo viejo para llenarse de lo nuevo que traiga el día.
El intestino grueso está relacionado con los pulmones en tanto que "respira" eliminando los deshechos. El órgano que después recibe el efecto de la energía es el estómago, cuyo momento de máxima actividad se sitúa entre las 7 y las 9 horas de la mañana.  Es importante tomar un buen desayuno para comenzar el día y lavarse la cara para "despertar" el meridiano.
El estómago asegura la transformación de la energía disponible en los elementos base existentes en el cuerpo. Desde el punto de vista mental, es el responsable de la energía necesaria para ideas, para el trabajo intelectual. Aunque si sobrecargamos el estómago también podemos caer en dar demasiadas vueltas a las mismas ideas.
El bazo, según la medicina china, es el encargado de transportar y distribuir los nutrientes de la digestión. Hace digerir los alimentos (y las ideas) en su máximo momento de energía, entre las 9 y las 11 de la mañana. Se ocupa de planificar el dia, de pensar lo mejor que podemos hacer. Cuando el bazoestá en mal estado podemos esperar una depresión nerviosa por agotamiento de preocupación y obsesión.
Entre las 9 y las 11 horas de la tarde, su vitalidad es menor y es más ventajoso de aprovechar esa menor actividad para descansar, acostarse y librarse de nuestras preocupaciones e ideas sombrias.
El corazón está en su máxima actividad entre las 11 y la 1 del mediodía. Es responsable físicamente del bombaje de la sangre a través de las arterias y venas, en lo que concierne a lo mental es el centro del psiquismo. Un corazón sano significa una mente sana. Conviene evitar comer demasiado pues puede perder su energía y tratar los asuntos del corazón, meditar, etc.
Entre la 1 y las 5 horas de la tarde es tiempo del intestino delgado y la vejiga, meridianos yang que otorgan la capacidad de trabajar, de los esfuerzos físicos.
Entre las 5 y las 7 horas de la tarde es la hora de los riñones, de limpiar la sangre cansada del trabajo del día y conectar con nuestros miedos y dedicarnos unos momentos para revisar nuestro interior, nuestros bloqueos.
Entre las 7 y las 9 horas de la tarde entra en máxima actividad la circulación-sexualidad o pericardio. El pericardio analiza lo que ha pasado en el día y hace un balance de los resultados obtenidos, relaciona y regula a nivel nervioso a todos los órganos. El pericardio facilita las sensaciones de alegría, felicidad y  disfrute.
Existe una relación muy cercana entre las funciones del estómago, del corazón y del pericardio. Ya que el estómago tiene el mínimo de energía entre las 7 y las 9 horas de la tarde y siendo el órgano antagonista el pericardio, no es aconsejable comer por la tarde y tener relaciones sexuales inmediatamente después. La actividad sexual con estómago lleno y por la noche es el responsable de un gran número de enfermedades cardíacas.
De 9 a 11 de la noche comienza su máxima energía el triple calentador para ordenar el metabolismo producido y limpiarnos del estres físico y psiquico del dia. Ya es el momento de dejar la tarea para el día siguiente.
La vesícula biliar goza de una actividad máxima entre las 11 de la noche y la 1 de la madrugada. Físicamente, acumula la bilis y mentalmente es el "oficial" de juicios elevados y de las decisiones. Es un factor importante en nuestra vida ya que siempre tenemos necesidad de tomar decisiones y éstas están relacionadas con la ley del cambio y las funciones del intestino grueso. Es la hora de dormir y si se ha colado algún problema tomar la decisión de dejarlo para mañana, de ser generosos con nostros mismos y perdonar.
El intestino grueso controla a la vesiicula biliar. En nuestro cuerpo encontramos que el principio del cambio y de la evolución determina nuestras decisiones.
Para finalizar el ciclo del flujo de energía, tenemos al hígado, centro de todas las actividades químicas del cuerpo. En ese momento se limpian las impurezas de la sangre para protegerla y defenderla más. El hígado nos protege en silencio. En el plano mental, el higado es responsable de nuestras posibilidades de estrategia, esto marca la realización del ciclo por un día. La energía que se ha ido acumulando se dispone a comenzar subiendo nuevamente a los pulmones.

jueves, 2 de febrero de 2012

La nueva medicina de la consciencia

El hombre es milagroso en cuanto que puede transformar su pasado.Algunos dicen "no se ocupen del pasado que el pasado ya no existe", pero el pasado está vivo, presente, doloroso, en cada una de nuestras células, frecuentemente, produciendo enfermedades. El problema del pasado es simplemente que haya pasado, que lo dejemos atrás como una estatua congelada. Pero al pasado hay que hacerlo presente vivo para transformar su historia, para leerlo en otro código, para interpretarlo en el código del amor, y, cuando interpretamos el pasado en el código del amor, nuestras heridas de la infancia se sanan. Y ahí nosotros somos los psicólogos, los psiquiatras, podemos sanar nuestra vida; todos estamos llenos de dolores, y a veces de dolores absurdos, que cargamos en la vida sin ni siquiera reconocer que existen.
La técnica respiratoria es muy importante, sobre todo la fase de pausa respiratoria, ¿por qué razón? Porque cuando tú respiras lentamente y haces una pausa en la inspiración, la energía del inconsciente y el subconsciente sale a flote, es decir se pregunta ¿que pasa aquí que no están respirando? En ese momento el inconsciente hace aflorar a la consciencia una parte a la que no habíamos tenido acceso, de la que éramos víctimas pero que no habíamos reconocido nunca en la vida, y en ese momento podemos dialogar con el subconsciente y podemos sacar nuestras heridas más profundas. Cuando hacemos eso podemos ir más lejos, así es como actuamos para la autosanación.
Yo puedo decirme, por ejemplo, ¿de dónde viene esta alergia?, si tengo una alergia y quiero librarme de ella. La alergia es algo que rechazo, un virus, una bacteria, un hongo, el frío, el calor, pero eso no es del todo cierto, eso es quedarnos muy cortos. No hay personas que sean alérgicas sólo al frío, las personas alérgicas al frío también tienen miedo a la soledad, tienen miedo al frío del alma, al frío en los sentimientos, a la frialdad del papá o de la mamá, al desafecto, es decir, el frío es simplemente un símbolo. Cuando yo soy alérgico a algo, hay algo que rechazo o que temo.
Entonces si quiero cambiar mi alergia, reconozco mi alergia. Si sé que no reconozco mi alergia porque me hace sentir vergüenza, entonces trabajo con la vergüenza: ¿que cosas en la vida me evocan vergüenza? Luego experimento el sentimiento de la vergüenza y veo como experimento la vergüenza, a veces me pongo pálido y frío, otras veces me pongo rojo como un tomate, otra lo experimento como un vacío o como un hueco a nivel del plexo solar, la puedo experimentar de muchas maneras. Dónde y cómo experimento la alergia, me da una idea de la parte de mi energía que está comprometida. Vamos a ver otro sentimiento, el miedo, yo diría que la mitad de nuestros lumbagos son por miedo.
El miedo provoca más lumbago que todas las hernias discales, todos los problemas articulares, todos los problemas de columna, porque el temor hace que metamos, literalmente, el rabo entre las patas, cerramos el esfínter anal interno, a ese nivel, hay un centro de energía muy importante y, nos cerramos a la vida, contraemos toda la musculatura lumbosacra, esa parte queda mal irrigada y nos dan unos lumbagos terribles, y ese lumbago es el nombre clínico del miedo.
Si logro reconocer el núcleo del miedo, si logro observar mi cuerpo y veo que tengo los glúteos y toda esta parte contraída, si logro respirar hacia esa zona y liberar el sentimiento del miedo, y llamar al miedo y decirle "tú eres la mejor parte de mi mismo, cuando asciendes y te revelas, eres mi prudencia, ya no eres miedo, sino que eres prudencia, eres parte de mi amor también". Cuando yo, a través de la respiración, logro ascender esa energía del miedo, y logro trasmutarla al altar del corazón, que es donde realmente nace el hombre que puede sanarse y puede sanar la vida, entonces desaparece el lumbago.
Mi resentimiento, mi odio, frecuentemente, está anclado en mis articulaciones. Yo estoy así totalmente rígido. A veces, con el puño apretado en la noche, inconscientemente, dispuesto a pegar y a agredir. Pues bien, ese dolor articular, es resentimiento congelado en esa parte del cuerpo.
Si logro experimentar ese dolor y asociarlo a mi sentimiento de ira y a mi resentimiento, y logro comprender que mi resentimiento es algo que se construye en el plexo solar, que bloquea la energía aquí y no permite a la energía acceder a mi corazón, ni a mi sistema inmune, puedo hacer mucho más que el reumatólogo, o puedo ayudarle mucho, para curar y sanar mi artritis, y yo soy responsable, no tengo que esperar que el reumatólogo me resuelva el problema.
La enfermedad es mi problema, no es el problema del médico, es mi responsabilidad, yo también tengo que ver con eso. La medicina no puede ser el arte de pasarle la pelota al médico, porque le pagamos.
La nueva medicina de la consciencia, es el arte de responsabilizarnos de nuestra vida, y de descubrir que realmente podemos hacer mucho por nuestra vida.
Frecuentemente, vemos que una persona con un cáncer ha tenido un shock, o una pérdida afectiva muy grande. Si una pérdida afectiva le produce un vacío existencial de tal dimensión que se vuelve un vacío de energía, y permite que las células degeneradas puedan invadirle, es porque estaba apegado, ese es el problema del apego que yo debo reconocer.
Si alguien se va y yo lo vivo desde el amor, desde el desapego, sé que su consciencia está conmigo, lo dejo partir no lo amarro. Muchas veces, vemos a alguien al que se le muere el papá o la mamá pero no lo deja partir, eso es literalmente cierto, se queda con parte de su energía anclada al plexo solar. Esa anclada energética puede crear crisis de pánico, de hipertensión, cosas violentas en la clínica. Si nosotros logramos que la persona se sane, es su alma la que lo sana.
El sanador no lo hace por el paciente, yo como sanador soy un imán que le doy la carga que su alma necesita, realmente, la sanación es rescatar la autonomía, la autogestión, y la libertad del otro, para sanarse.
La verdadera sanación es darte las herramientas para que tú, desde tu consciencia, te sanes, no desde tu consciencia racional, sino desde tu sentimiento, desde tu amor, desde tu afecto.
Frecuentemente cuando uno está haciendo una sanación, ve que la persona, aunque no le haya dicho ni una palabra, empieza a llorar y a sacar su resentimiento, y luego siente una sensación de paz, que no es mi paz, es su paz, es la paz de Cristo que también habita en la persona que está siendo sanada. La paz está ahí, ha estado siempre ahí, es parte de nuestra esencia, se trata simplemente de quitar todos aquellos apegos, aversiones, sentimientos, separatismos, toda aquella capa de ignorancia, para que la paz se revele tal cual es, y cuando la paz se revela, germina el amor, y cuando germina el amor la sanación es posible, aunque lo que tenga sea un cáncer, o un lupus.
Pero no te culpes si no lo logras, porque tú participas también en los problemas genéticos de la herencia, de la humanidad como grupo. Esto no es para creerse superman, uno puede ser muy orgulloso y decirse "estoy triste porque no me curé el cáncer", eso no es un fracaso, el cáncer es un maestro, a veces aprendemos la lección en una ocasión, otras veces necesitamos diez oportunidades, y otras necesitamos cien vidas tal vez, pero lo importante es aprender la lección.
Uno no aprende medicina de un día para otro, hay lecciones supremamente complicadas y difíciles.
También nos diplomamos o nos especializamos en el alma, cuanto más grande sea el desafío, más grande es la oportunidad de crecimiento. Yo solo les he puesto un ejemplo de cómo podemos retomar nuestras emociones, identificar nuestras emociones, aceptarlas, no seguir huyendo de ellas, y así poder transmutarlas.
Pero una vez que sentimos la emoción, hay una pregunta fundamental ¿cuál es la lección que hay debajo de esta emoción negativa? ¿Cuál era el mensaje, qué me quería decir esta actitud y esta enfermedad? Cuando yo no digo NO, en la vida, termino resentido y con ira, pero la ira no es el problema, la ira me está diciendo que hay que aprender a reafirmarme diciendo NO.
La ira es la mejor estrategia de autoafirmación. Cuando yo manifiesto la ira y la transmuto, esa ira se vuelve sanadora, es lo mejor de mi fuerza, mi ira barre y limpia la casa y hace las cosas más rápidamente, ustedes han visto a un ama de casa que en su ira revolotea y el almuerzo está hecho a las diez de la mañana.
Yo sabia cuando mi mamá estaba iracunda, porque a las diez de la mañana mi casa estaba como un espejo. Es así, la ira es una forma de energía que se puede transmutar físicamente, el hecho de que la transmutemos físicamente, no resuelve la fuente de la ira, la fuente de la ira es la necesidad de autoafirmarse, y la necesidad de autoafirmarse es la necesidad de renunciar a la falsa complacencia.
Crecer espiritualmente no es decirle que sí a todo el mundo. El crecimiento espiritual no tiene nada que ver con la bobada, perdónenme la expresión, pero ser espiritual no es ser bobo, y ser tolerante no es ser bobo, la tolerancia no excluye la autoafirmación.
La autoafirmación es condición del crecimiento espiritual. Así que yo tengo que descubrir la lección, debajo del evento negativo, porque el evento negativo no es sino la apariencia, la sombra. Pero esa sombra cuando la quito abre una puerta luz, una lección que yo puedo aprender en mi vida.

Dr. Jorge Carvajal Posada

viernes, 27 de enero de 2012

Terapia de Movimientos Rítmicos


Harald Blomberg, médico especializado en psiquiatría, es el creador de esta terapia de movimientos rítmicos que está demostrando ser un gran éxito especialmente en casos de TDA-H y ADD (trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad), también esquizofrenia, parálisis cerebral, dislexias, autismo y otros trastornos.
Esta terapia lleva en España desde Junio del 2006 y desde entonces terapeutas de distintas profesiones y padres se han estado formando.
Si un niño se tropieza mucho, o se le caen las cosas de las manos con facilidad, o tiene mala postura cuando se sienta a escribir, o no puede parar quieto en una silla, o no controla el pis, o no es capaz de atarse la lazada de los cordones de las zapatillas, o se salta de un reglón a otro mientras lee, o confunde letras…., no es casual, puede que tenga algún reflejo no integrado.
El cerebro de los bebés es inmaduro y es la parte del tronco encefálico, la que se encarga de las funciones mas básicas, mientras que el resto de las partes del cerebro trabajan solo en una mínima proporción. Cada minuto en la vida de un recién nacido se generan 4´7 millones de conexiones nuevas.
Este proceso se da gracias a la estimulación que el bebé recibe a través de los diferentes sentidos, auditivo, táctil, kinestésico, visual, cuando lo cogemos, mecemos, hablamos… pero también a través de los movimientos que él espontáneamente hace. Tales movimientos se hacen en un cierto orden, de acuerdo a un programa innato. Así el bebé levantará su cabeza, el pecho, gateará….Es importante que el bebé pase por todas las fases del desarrollo pues si no habrá una inmadurez neurológica, habrá una parte del cerebro que no se habrá desarrollado adecuadamente o que no habrá recibido la suficiente estimulación.

La TMR se basa en unos ejercicios rítmicos y suaves, que se repiten tanto de forma pasiva como activa, y que implican todo el cuerpo consiguiendo relajar las tensiones y espasticidades y mejorar el tono muscular. Se llevan a cabo sobre el suelo y se basan principalmente en la imitación de los movimientos propios realizados por los bebés de forma natural durante su crecimiento y desarrollo. Bastarán de 10 a 15 minutos diarios para comenzar a notar los beneficios en pocas semanas. Si además trabajamos con ejercicios isométricos notaremos aún más rápidamente estos beneficios. Sin embargo, es importante que se lleven a cabo de forma contínua y diaria  para conseguir un desarrollo neurológico y motor duradero, tanto en niños como en adultos.
Estos movimientos suponen una insistente estimulación de varios sentidos y órganos del cuerpo. Esta estimulación hace que madure el sistema nervioso, al igual que madura y se desarrolla el cerebro del bebé que los realiza de manera espontánea. Esto consigue que la atención y la concentración aumenten y la impulsividad y la hiperactividad disminuyan. También logran un mejor tono muscular, junto con una mejoría en la postura, la respiración y la resistencia. Todo esto, a su vez, influye positivamente en la capacidad de atención.

¿Qué son los reflejos primitivos?

Al principio el bebé vive en un medio acuoso dentro del útero materno donde se desarrolla y después debe de comenzar a vivir por si mismo. Para sobrevivir viene dotado de unos movimientos automáticos dirigidos desde el tronco encefálico que son los reflejos primitivos.
Estos movimientos automáticos le permiten al bebé ayudar a descender por el canal del parto, o succionar por ejemplo.
Estos reflejos primitivos, cuando se integran, pasan a un nivel superior, los reflejos posturales, controlados desde partes superiores del cerebro. Son movimientos más coordinados, suaves y fáciles gracias al desarrollo neurológico.
Si estos reflejos permanecen activos, porque no se han desarrollado o no se han integrado, habrá una debilidad o inmadurez cerebral, y afectaran no sólo a sus habilidades motoras gruesas o finas sino también a la percepción sensorial y cognitiva.
El detectar si un reflejo no está integrado nos puede dar pistas sobre la causa del problema del niño, pero si hay varios reflejos posiblemente estaríamos ante un retraso en el desarrollo neurológico y lo que podemos hacer es crear un programa de ejercicios personalizado para conseguir integrar estos reflejos no inhibidos.



SÍNTOMAS QUE PUEDEN DAR LOS REFLEJOS CUANDO NO ESTAN INTEGRADOS:

    - Dislexia y dificultades de aprendizaje
- Malas posturas
- Pobre coordinación mano-ojo
- Poco equilibrio
- Dificultad para copiar de la pizarra al papel
- Problemas de lateralidad y movimientos cruzados
- Malas posturas a la hora de escribir
- Enuresis, y problemas para controlar esfínteres
- Problemas de atención y concentración
- Problemas para aprender a dar la voltereta, saltar a la pata coja o montar en bicicleta
- Mareo por movimiento
- Problemas de comportamiento, muy introvertido y tímido o agresivo
- Palabras entrecortadas, lenguaje pobre y tardío.
- Hipersensibilidad a la luz, al tacto, a los estímulos visuales o kinestésicos
- Mala letra
- Hiperactividad
- Se distraen fácilmente
- Impulsividad 
- Problemas de organización...