Datos personales

domingo, 21 de febrero de 2010

ALIMENTACION Y COMPORTAMIENTO

Cada persona tiene una particular forma de ser y un organismo y, lo que para uno puede ser sano y saludable, para otro no necesariamente será igual. Lo que es indiscutible es que debemos saber escoger los alimentos para mantener la salud, ya que éstos (como las toxinas que contienen) formarán parte del torrente sanguíneo cuando se digieren.
La alimentación influye, por tanto, en nuestra salud pero también lo hace sobre nuestro comportamiento. La ansiedad, la violencia, la depresión y la hiperactividad, la esquizofrenia o la paranoia son comportamientos íntimamente ligados a los azúcares que consumimos, a las grasas y conservantes.
El cerebro utiliza una cantidad enorme de energía; teniendo en cuenta que representa el 2% del peso corporal, consume el 20% de todo el oxígeno de la sangre y el 25% de la glucosa. Este metabolismo tan activo, cuyas funciones no se detienen nunca por completo, produce muchos radicales libres y residuos de la peroxidación lipídica. Es decir, las diferentes partes del cerebro se oxidan (lo cual es dañino) y muchas enfermedades como el Alzhéimer, parkinson o el ELA se deben a este metabolismo que destruye la estructura del cerebro, altera el ADN, las mitocondrias y las conexiones neuronales.
En el cuerpo, cada dos años, se renuevan las células totalmente. En el cerebro, este proceso de renovación es aún más rápido; un par de semanas, aproximadamente. Esto quiere decir que si tenemos carencia de alguno de los componentes esenciales, como por ejempo, los ácidos grasos omega-3 o el DHA, el cerebro comenzará a cambiar su estructura alrededor de las dos semanas.
Hay una fuerte conexión entre el metabolismo del azúcar, el metabolismo de los carbohidratos en el cerebro y varias afecciones psicológicas. En 1910 el dr. Gould ya mencionó esta relación y en 1935 se descubrió que la hipoglucemia, nivel bajo de azúcar en sangre, imitaba problemas neurológicos como la histeria, la ansiedad o la psicosis. El 60% de las familias con niños hiperactivos tenían o bien diabetes, obesidad o alcoholismo, o los 3, los cuales son problemas de consumo de azúcar. 
Si un niño tiene una ingesta de azúcar excesiva, se le está programando para que su comportamiento sea más agresivo o incluso sea un criminal en su edad adulta. También su poder de concentración será mucho menor.
Las investigaciones realizadas en EEUU sobre este tema indican que el 75% de los prisioneros fueron niños hiperactivos.

¿Por qué el azúcar tiene una influencia tan grande en el cerebro?
Porque cuando hay un exceso de azúcar, se produce un exceso de insulina y, al liberarse ésta provoca hipoglucemia, si está en exceso. El azúcar en sangre cae y produce, por un lado que el cuerpo quiera recuperar ese azúcar para su metabolismo energético y, por otro lado se estimula la glándula suprarrenal para liberar dos hormonas; la epinefrina y la norepinefrina. Estas dos hormonas son las responsables de la inquietud y el nerviosismo. A su vez, cuando el azúcar cae, el cerebro libera el neurotransmisor glutamato (ácido glutámico) que es el causante de la excitabilidad.
Por tanto, la epinefrina y la norepinefrina, junto con el glutamato producen un estado de hiperactividad.
Metabólicamente se sabe que cuando se consume mucho azúcar lo que hace es aumentar dramáticamente la producción de radicales libres en el cerebro y produce un entrecruzamiento de las proteínas en todas las células, lo cual incrementa el efecto perjudicial de estos radicales libres. Así, lo que se consigue es que todas las célula de nuestro cuerpo y, en especial el cerebro, envejezcan mucho más rápido. Por ejemplo, el riesgo de padecer Alzhéimer es 6 veces mayor que para una persona que no consuma tanta azúcar.
En los alimentos procesados tenemos el 57% de concentración de azúcar mientras que el 43% procede de las coca-colas, las bebidas gaseosas y los zumos envasados. Desde edades muy tempranas acostumbramos a los niños a este elevado consumo de azúcar. Los adolescentes beben el equivalente a 54 cucharaditas de azúcar al día, cuando los nutricionistas aconsejan como mucho 10 cucharaditas al día.
Judith Wurtman descubrió la estrecha relación entre la ingesta de azúcar, comportamiento, cerebro y las funciones de la serotonina. Si la serotonina baja se eleva la depresión, los intentos de suicidio y la violencia. Los niveles de serotonina están relacionados con los niveles de carbohidratos. Se investigó a uno de los pueblos más violentos del planeta, los indios Quolla de los Andes, Perú y se descubrió que aquellos que cometían más violaciones y asesinatos, el 55% de ellos eran hipoglucémicos. Los machos dóciles del mismo pueblo, tenían valores normales de azúcar en sangre. Su dieta principal son las patatas.
Las patatas. al igual que el azúcar, son poderosos causantes de hipoglucemia... ¡cuántos de nuestros niños no abusan de las bolsas de patatas fritas! Esto es debido a que los carbohidratos, para poder ser asimilados por el organismo, necesitan convertirse en azúcares monosacáridos.
En 1985 los drs. Egger y Carter realizaron un estudio con 76 niños hiperactivos de muy difícil control y les pusieron una dieta baja en carbohidratos, que también eliminaba los colorantes alimentarios y se encontraron con que el 82% de los niños mejoraron y el 28% se volvieron totalmente normales.
El consumo elevado de carbohidratos reduce la vit. B1 o tiamina.
La serotonina regula la capacidad del cerebro para oponerse a la agresividad. Es el neurotransmisor involucrado en la depresión y el suicidio. como mencionábamos anteriormente. Si nuestra dieta contiene mucho maíz, por ejemplo, tendremos poca cantidad de triptófano, el precursor de la serotonina. La tirosina, a su vez, es el aminoácido precursor de los neurotransmisores cerebrales epinefrina, norepinefrina y dopamina. La dopamina tiene que ver con la motivación. La epinefrina y la norepinefrina tiene que ver con la atención y la concentración.
Niveles bajos de tirosina se asocian con depresión y sensibilidad al estrés. Las vitaminas también juegan un papel importante aquí. Por ejemplo, la niacina es conocida por tener mucho que ver con enfermedades mentales. Es una de las moléculas energéticas del cuerpo.
Otros nutrientes se asocian con la conducta: las vitaminas C, D, E, A, K, B, los carotenoides. Si existen carencias de algunas de estas vitaminas se puede sufrir de insomnio, pérdidas de memoria, fatiga crónica...

Consejos para una dieta equilibrada

  1. Para una dieta sana deberíamos tener en cuenta reducir en lo posible los alimentos refinados y en su lugar escoger el azúcar de caña o las harinas y arroces integrales.

  2. Cocinar las verduras al vapor y aumentar la ingesta de frutas a 3 o 5 piezas diarias. Si son productos ecológicos, por el menor contenido en pesticidas, mejor. 

  3. Preferir los quesos de cabra y oveja sin conservantes y la manteca. 

  4. Huir de la pastelería industrial y los zumos envasados.  

  5. Acostumbrarnos a realizar salsas caseras, como la mahonesa y los helados.

  6. No abusar del consumo de leche de vaca ni de soja.

  7. Escoger los yogures naturales (con menos conservantes) y aromatizarlos en casa con piezas de fruta.

  8. Introducir los germinados (judías, garbanzos, lentejas)en la dieta y para que sea completa a nivel proteínico combinarla adecuadamente. Esto quiere decir, por ejemplo, que si el maiz contiene poca lisina y una gran cantidad de metionina y las judías son ricas en lisina y deficientes en metionina, lo más adecuado es conjuntarlas en una misma comida.

  9. Siempre es preferible los alimentos asados que cocidos. 
Los alimentos naturales se caracterizan por satisfacer fácilmente el apetito y prevenir la tendencia a la sobrealimentación. La miel es un claro ejemplo. A los niños les agrada los dulces y lo comerán en exceso si se le dan productos artificiales, como caramelos o bombones, pero si por el contrario, se les da miel, ellos limitarán automáticamente la dosis a proporciones saludables.
Algunos ejemplos de alimentos cotidianos procesados artificialmente:
EL PAN
La harina con la que se fabrica el pan blanco es procesada para quitarle el germen y la cáscara, partes éstas que contienen el 90% de las vitaminas, así como los aminoácidos del trigo. Esta harina queda como almidón puro, curado y blanqueado químicamente. La masa, a su vez, será tratada con reblandecedores y preservativos químicos para que se mantenga fresca. Finalizado el proceso se agregan al pan tres o cuatro vitaminas sintéticas de las 25 que poseía, vendiéndose como un producto "enriquecido".
LOS HELADOS
El aroma de vainilla artificial que se utiliza en la industria heladera es el "piperonal", que además de ser barato se utiliza para matar pulgas.
El sabor de piña es conseguido gracias al "acetato de etilo", mejor conocido por su uso como disolvente de plásticos y lacas. Sus vapores son irritantes de la mucosa y pueden producir a largo plazo lesiones de pulmón, hígado y corazón.
EL sabor de la avellana o nueces lo da el "butiraldehído" que es un ingrediente que proviene de resinas sintéticas utilizadas como pegamentos.
Además, los helados contienen: Estabilizadores (carboximetil-celulosa); Emulsionantes (mono y diglicéridos); sabores artificiales; Edulcorantes artificiales (resinas de pez); Antibióticos de la leche; DDT y otros insecticidas.
LAS MARGARINAS
Cualquier margarina está compuesta de: Mono y diglicéridos; colorantes artificiales; sabores artificiales; estabilizadores; DDT .
EL QUESO
Todos los quesos procesados están espesados, estabilizados y preservados con sabores y colorantes artificiales añadidos. Otros productos químicos que lo integran son: la metil-celulosa, usada también en cosméticos y adhesivos; el sodio-carboximetil-celulosa, de uso en pinturas y tintas de imprenta.

sábado, 20 de febrero de 2010

Las especias y sus propiedades

Las especias no solo son un placer para el paladar sino que nos ayudan a mantener un estado óptimo de salud. Podemos bajar la cantidad de sal en las comidas sin renunciar al sabor y aprovecharnos de sus cualidades... ahí va una lista para que la disfrutéis:


-Pimienta: puede ser negra o blanca. En contra de la creencia popular, facilita las funciones del aparato digestivo.

- Nuez moscada: se le atribuyen fuertes propiedades afrodisíacas. Debe reallarse al momento de su uso ya que a los pocos minutos se altera el polvo, oxidándose. Facilita las funciones del hígado, bazo y aparato urinario

- Pimentón y curry: facilita las funciones del aparato digestivo.

- Azafrán: Incrementa el aporte de oxígeno a los tejidos, activando así el metabolismo; retiene residuos como el colesterol, obstaculizando la aparición de infartos y arteriosclorosis. Además, favorece las funciones del bazo, del aparato urinario y del digestivo. Las propiedades colorantes del azafrán, considerado como afrodisíaco son elevadísimas. El azafrán puro debe presentar una coloración que tienda al naranja oscuro; un tono rojizo es indicio de adulteración.

- Mostaza: facilita las funciones intestinales y combate el meteorismo. También se incluye entre los afrodisíacos.

- Canela: favorece las funciones del aparato digestivo.

- Clavo, cilantro y jenjibre: facilitan las funciones del hígado y del intestino.

- Ajo: su bulbo es rico en principios esenciales (sulfuro de alilo y de propilo, asi como bisulfuro, trisulfuro y tetrasulfuro de alilo) y en sustancias de naturaleza enzimáticas como la alisina y un glucósido (la alina) que en contacto con la alisina desarrolla el típico y penetrante olor. Tiene propiedades estimulantes y antisépticas para el aparato digestivo, respiratorio y circulatorio. También posee propiedades ascaricidas. Salvo en caso de úlceras gástricas y duodenales, su consumo es siempre recomendable. Elimina el ácido úrico e impide el endurecimiento de las arterias. Podría ser también una sustancia anticancerígena porque contrarresta la formación de masas putrefacientes en el intestino.

- Cebolla: tiene propiedades laxantes y diuréticas, así como antirreumáticas, siendo una activísima eliminadora del ácido úrico. Es conveniente en caso de diabetes y en la prostatitis. Sus propiedades antisépticas, ascaricidas y neuróticas influyen favorablemente sobre las funciones del aparato digestivo y del circulatorio. Para disfrutar de todas sus propiedades, al igual que el ajo, debe consumirse cruda.

- Berro: es rico en minerales como el hierro, magnesio, sodio, sílice, azufre, potasio, manganeso, calcio y fósforo, así como en nitrógeno en forma de nitratis y vitaminas. Facilita las funciones digestivas por su contenido en mucílago y celulosa, también tiene propiedades antisépticas y diuréticas gracias a una esencia sulfonitrogenada. Además, estimula la funcionalidad de las glándulas suprarrenales y tiene una acción tónica sobre el sistema nervioso; es conveniente en lo obesos y en los que padecen cálculos, arteriosclerosis, artritis, uremia y gota.

- Perejil: es un antiséptico intestinal, de la sangre y de las vías urinarias; además favorece la digestión.

- Apio: tiene virtudes depurativas de la sangre, tónicas del aparato nervioso y es un estimulante de las funciones glandulares, así como un antirreumático.

- Laurel: tiene propiedades antisépticas; previene las fermentaciones intestinales y estimula las funciones del aparato digestivo.

- Albahaca: tiene propiedades sedantes y digestivas.

-Menta: estimula las funciones digestivas y nerviosas y es conveniente en caso de meteorismo.

- Salvia: desarrolla una eficaz acción desintoxicante en el hígado y tiene propiedades calmantes.

- Romero: favorece la función hepática y del aparato respiratorio.

- Orégano: tónico del aparato digestivo.