Datos personales

lunes, 11 de febrero de 2019

HOMELESS, el colectivo invisible.





Hace más de un año surgió el proyecto de la Asociación Activarte para dar visibilidad a los colectivos vulnerables, a través del arte. Nos decidimos entonces por las personas sin hogar. En mi primer contacto con el mundo de los homeless conocí a la Fundación Arrels y a Homeless Entrepreneur. Dos organizaciones que trabajan con el fin común de erradicar el sinhogarismo dirigidas a colectivos muy diferenciados: Arrels recoge a los mayores, enfermos crónicos y/o mentales mientras que Homeless entrepreneur ayuda a todos aquellos que desean luchar por salir de su situación ofreciéndoles un soporte y una formación orientada a la reinserción a la vida activa.

Fuí adentrándome poco a poco en las peculiaridades psicológicas y las necesidades de estas personas. Rompiendo esquemas mentales y creencias obsoletas. El sinhogarismo ya no es como tiempo atrás. Cualquiera puede llegar a esta situación "fácilmente". Lo que ocurre es que es un tema del que no se habla. Actualmente, según el INE (Instituto Nacional de Estadística) existen aproximadamente 31.000 personas en España sin hogar y una de ellas muere cada seis días en la calle. ¿Cómo es posible que no haya repercusión en los medios de comunicación?

A raíz de la crisis económica, el número de personas sin techo ha aumentado en toda la Unión Europea, a excepción de Finlandia. Según el EOH (Observatorio Europeo de Sinhogarismo) en países como Dinamarca aumentó un 16%, en los Países Bajos un 17%, en Suecia 29% y en Francia se ha alcanzado un incremento del 50%. Estas estadísticas indican que la pérdida del hogar se debe, más que a las condiciones particulares de cada persona, como cree la mayoría de la población, a factores estructurales (sociales, económicos y políticos). Las dificultades de acceso a la vivienda, el mercado laboral actual, el desigual acceso al sistema de salud y la ruptura de relaciones de ayuda que se promueve en nuestros tiempos, son las causas profundas de que existan personas viviendo de manera regular en las calles. Las conductas o las decisiones equivocadas de las personas poco tienen que ver en la pérdida del hogar. Como dicen muchos de ellos “de la noche a la mañana te encuentras en la calle y no sabes que ha pasado, como has llegado a esa situación”.

Mi contacto con Homeless Entrepreneur me enseñó que, hoy en día absolutamente cualquiera puede ser mañana un sin techo. En mi colaboración con esta asociación he encontrado maravillosas personas, con historias increíbles; arquitectos, ingenieros de telecomunicaciones, empresarios, etc. que se ven imposibilitados a acceder a un trabajo por la falta de una vivienda. 

Otro aspecto que los medios no tratan al hablar de los homeless son las tipologías:

TIPOLOGÍA EUROPEA DE PERSONAS SIN HOGAR Y EXCLUSIÓN RESIDENCIAL (CATEGORÍA ETHOS)
SIN ALOJAMIENTO
(ROOFLESS:
SIN TECHO)
1.Personas que viven a la intemperie (Personas que viven en las calles o un espacio público o exterior, sin albergue que pueda ser definido como vivienda)
2.Personas en alojamientos de emergencia (Personas sin lugar habitual de residencia que hacen uso nocturno de albergues)
SIN VIVIENDA
(HOUSELESS)
3.Personas en alojamientos para personas sin hogar (Personas que viven con intervalos cortos en hostelería para personas sin hogar, alojamientos temporales o
alojamientos transitorios con apoyo)
4.Mujeres alojadas en refugios por cortos intervalos debido a experiencias de violencia doméstica y violencia de género
5.Personas en alojamientos para inmigrantes (Personas inmigrantes que viven en alojamientos temporales por su estatus de extranjeros o trabajadores temporeros)
6. Personas dependientes de instituciones penitenciarias, sanitarias o tuteladas que carecen de vivienda a donde ir (Personas de instituciones penales sin alojamiento disponible antes de terminar de cumplir su pena. Personas que permanecen hospitalizadas porque carecen de vivienda para su convalecencia. Menores tutelados por los poderes públicos que carecen de vivienda donde alojarse al pasar a la mayoría de edad)
7.Personas beneficiarias de residencia a largo plazo por su condición de carencia de vivienda (personas sin hogar mayores en residencias y alojamiento para personas
que han carecido de vivienda)
VIVIENDAS
INSEGURAS
8.Personas que viven en alojamientos inseguros (temporalmente, sin derechos legales o en condiciones de ocupación sin derecho)
9. Personas con requerimiento de abandono de la vivienda, realizado en los términos previstos en las leyes
10. Personas que viven bajo amenaza de violencia por parte de personas con las que convive.
VIVIENDAS
INADECUADAS
11. Personas que viven en alojamientos móviles (que no son vivienda habitual), construcciones que no constituyen viviendas convencionales o estructuras semitemporales (chabolas o cabañas).
12.Personas que viven en alojamientos sin posible permiso de habitabilidad (según la regulación nacional)
13.Personas que viven en viviendas hacinadas o sobreocupadas (que superan el estándar nacional de ocupación de personas)
*fuente:http://www.feantsa.org/spip.php?article120&lang=en


Resultado de imagen de juan carlos viniegra homeless entrepreneursHomeless no son solo las personas que nos topamos por la calle sentadas en una esquina pidiendo dinero, no son los músicos que se suben al tren pasando la gorra ni los que te ofrecen chicles para que dones a voluntad. No solo son las personas alcoholizadas o dormidas que vemos tiradas en los parques o en las entradas de los cajeros. Homeless implica mucho más, pero, ¿como vamos a poder ayudar a este colectivo si continúan silenciados, invisibles?
Cuando hablamos de una persona sin hogar pocas o ninguna vez nos imaginamos a una mujer mayor, con pocos recursos que no ha cotizado nunca pero ha trabajado toda la vida cuidando a su familia, por ejemplo. Esta mujer puede recibir una RMI (renta mínima de inserción) con la que paga una habitación en una casa compartida y ser considerada homeless.
El concepto “sin hogar” se asocia a estar a la calle o a dormir en albergues, espacios de los que se suelen sacar las estadísticas. Las mujeres, en estas estadísticas, son una minoría no real ni considerada: vivir en una vivienda sin título legal, bajo amenaza de violencia machista, vivir en una chabola o en una vivienda insegura, por ejemplo. A este fenómeno se le llama sinhogarismo encubierto, en referencia a la situación de alojamiento más frecuente entre las mujeres sin hogar. Como el caso también de muchos hombres divorciados incapaces de mantener económicamente la pensión de sus hijos y su nuevo sistema de vida.

Existen tres situaciones difíciles para las personas sinhogar;
La primera es la pérdida de los hábitos saludables y el ritmo normal de la vida. El motivo de encontrarse en la calle hace que se pierdan también las referencias familiares y afectivas. Se encuentran solos en un mundo hostil.


La segunda es la pérdida de seguridad y control de la propia vida con la consecuencia desestabilizadora psicológica. Pérdida de autoestima y estados de ansiedad y depresión fácilmente cronificables.


La tercera es el difícil acceso al agua potable, comida, higiene, sanidad y medicamentos que acorta su esperanza media de vida en 20 años y presentan entre 2 y 50 veces más problemas de salud físicos que el resto de la población.

Conocer en profundidad a este colectivo ayudaría a comprender lo inútil de tratar aisladamente un determinado síntoma o conducta. El abuso de alcohol, por ejemplo, tiene entre algunos sin hogar una funcionalidad propia: «es un método transitorio de entrar en calor en los meses más fríos del año, de no sentir el hambre y una forma para relacionarse socialmente con otras personas» Drogas como la marihuana, heroína o los fármacos psicótropos cumplen similares objetivos. Por ello la motivación para abandonar el uso de dichas sustancias es difícil y las recaídas, habituales.
En definitiva, hay que dar visibilidad y apoyo al colectivo y a las asociaciones que colaboran por su reinserción social. Son necesarios programas integrales de acompañamiento. A mi forma de ver, tan importantes son los programas paternalista como los de la fundación Arrels, que acompañan a los sintecho hasta su muerte o los más emprendedores como los de Homeless Entrepreneurs que los impulsan a desarrollar sus talentos y conseguir sus sueños e ilusiones de vida.

Esta problemática no es actual, pero los tiempos han cambiado y la sociedad debe cambiar también sus creencias y prestarle al colectivo la atención y el cuidado que se merece.

Evitar el contacto visual no hará que las personas desaparezcan; solo aliviará falsamente el sentimiento de culpa y vergüenza que provoca no hacer nada por ayudar a un igual. Es una realidad que no queremos afrontar porque acabar en la calle “es una decisión propia, en realidad podrían haber trabajado de cualquier cosa”, “no le daré dinero para que se lo gaste en alcohol, tampoco le haría ningún bien”, “no le puedo dar a todo el mundo, sino el pobre sería yo”, “ que se busque trabajo en vez de mendigar todo el día”, “si necesitara ayuda de verdad iría a una ONG”, “yo solo no voy a cambiar nada”.

Desde la asociación Activarte creamos un musical para dar voz a todos los Homeless. Para romper esas viejas creencias desde una visión lúdica. Desde Homeless Entrepreneur ayudo como coordinadora del programa de salud a aquellos intrépidos que quieren volver a recuperar sus vidas.

No puedes cambiar el mundo. Solo puedes cambiar tu y con ello tu entorno. Pero, ¿Y si te decides a que tu entorno vaya más allá y sea la humanidad de la que formas parte?


https://www.aactivarte.org/

https://www.homelessentrepreneur.org/

https://www.arrelsfundacio.org/es/

https://www.emporda.info/girona/2019/02/04/seixantena-persones-dormen-al-carrer/421990.html

https://www.youtube.com/watch?v=v21t6XsPPTg


http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/activistas-duermen-tienda-campana-davos-para-visibilizar-sin-techo/4952227/

https://www.iebschool.com/blog/ayudemos-gabi-creacion-empresas/?fbclid=IwAR1qBk0KdJvs2uig1-6c4yhBY9y5-cyV9foOHj9H9tCj30xuuF4UUVjvGWk